Por La Voz del Interior. Matías perdió a su papá Gustavo y a su mamá Adriana en el transcurso de una semana. “Mis viejos dejaron un gran legado de amor y un ejemplo de luz”, describió.

“Mis viejos dejaron un gran legado de amor y un ejemplo de luz”, rescata Matías Salemme cuando habla de Gustavo (67) y Adriana (62), dos médicos cordobeses que murieron por coronavirus el 9 y el 16 de octubre pasados.

En diálogo con Telefé Córdoba, Matías, un empresario gastronómico, expuso su dolor por la muerte de sus papás luchando contra el Covid-19.

“Más allá de los que vos pienses del Gobierno, de las restricciones, si estás de acuerdo o no, si creés o no, yo te puedo decir en carne propia que el virus existe, que el virus está, y que si no nos cuidamos nuestros seres queridos tienen grandes probabilidades de fallecer”, dijo Matías, un empresario gastronómico que también sufre las consecuencias económicas de las restricciones.

“Mi papá tenía 67 y mi mamá 62, no eran ancianos, estaban en plenitud, derrochaban vida. Les tocó y pasó esto. Cuando te toca de cerca te das cuenta de un montón de cosas que empezás a valorar. Crean o no, estén o no de acuerdo, el virus está y nos tenemos que cuidar”, reforzó.
Matías contó que mantenía con sus padres “una relación espectacular, un amor puro y muy genuino, incondicional”. “En estos últimos días me ha escrito gente que ni siquiera me conocía para contarme historias de mi papá o de mi mamá, eso devuelve paz. Aprovecho para agradecer a todas esas personas, es algo ayuda a pasar este momento tan duro”, valoró.

“El ser humano no está preparado, sobre todo que se vayan juntos… vinieron para estar juntos y se fueron juntos dejando mucha luz y mucho amor, tengamos un poco de conciencia y hagamos las cosas bien”, pidió Matías.

En sus redes, el joven recordó a cada uno de sus padres con emotivos posteos.

Imagen: Archivo

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here