Radio Jesús María- El Fiscal firmó la requisitoria para elevar a juicio la causa que investiga el crimen de María Eugenia Cadamuro. Dejó abierta una investigación paralela a la que faltan sumar nuevos peritajes. Jeremías Sanz está imputado por Homicidio Doblemente Calificado por el Vínculo y por Violencia de Género.

El Fiscal Guillermo Monti elevó a juicio la causa que investiga el homicidio de María Eugenia Cadamuro, tras la recolección de pruebas y peritajes necesarios. Sin embargo, continúa la investigación y no se descarta la posible participación de cómplices, encubridores, partícipes necesarios o testigos del concreto hecho de homicidio.

De esta manera, Monti decidió en primer término elevar a juicio la causa que tiene que ver con la presunta participación de Pedro Jeremías Sanz en el homicidio doblemente calificado por violencia de género en contra de su madre, María Eugenia Cadamuro.  Por otro lado, deja abierta una segunda línea de investigación donde se analizan los resultados de los peritajes de los guantes hallados en la escena del crimen.

La requisitoria de elevación a juicio fue firmada por el Fiscal el pasado 3 de octubre pero recién se dio a conocer este viernes debido a los plazos de ley.

Jeremías Sanz, hijo de la mujer asesinada, es el único detenido hasta el momento, señalado como autor del crimen

El CASO

A María Eugenia Cadamuro se la buscó intensamente durante 93 días. Se la encontró el viernes 16 de junio de 2017 dentro de una bolsa, enterrada a 1.5 metros de profundidad en un campo ubicado a la vera de la ruta 60. El único imputado por el femicidio es su hijo Jeremías Sanz, quien permanece detenido en la Cárcel de Bouwer.

María Eugenia Cadamuro fue dada por desaparecida durante tres meses. Esa dramática situación llegó a su fin con el hallazgo de su cuerpo sin vida, atravesada por perdigones y semienterrada en un campo ubicado sobre la Ruta 60.

Fue la respuesta a muchas preguntas y la confirmación de las peores sospechas. El cadáver de Maru fue hallado a 1,5 metro de profundidad, dentro de dos bolsas de consorcio, y tapado con un acolchado.

Varios elementos encontrados ese día pertenecían a Jeremías Sanz tal como consta en innumerables fotografías que fueron halladas en el dispositivo móvil marca IPhone que el joven entregó voluntariamente en uno de los procedimientos de allanamiento que ordenó la policía.

 

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here