Una investigación iniciada por la Justicia federal hace varios meses habría permitido ubicar a un menor que podría ser hijo de María de los Ángeles “Marita” Verón, secuestrada en la ciudad de San Miguel de Tucumán el 3 de abril de 2002. La sospecha surgió a partir del juicio en el que resultaron condenadas 10 personas por la desaparición de la hija de Susana Trimarco.

Uno de los principales imputados, José Fernando “Chenga” Gómez, el riojano condenado a 22 años de prisión y excarcelado bajo fianza en mayo último hasta tanto quede firme la sentencia, fue acusado de haber pagado para comprar a “Marita” y obligarla a ejercer la prostitución en los locales que explotaba en La Rioja.

En el transcurso del juicio realizado en 2013, hubo una testigo que afirmó que “el Chenga” había violado a “Marita” y la había dejado embarazada. La mujer, rescatada del prostíbulo riojano El Desafío, dijo que había visto a la joven tucumana con un bebé en brazos. En el juicio, se escuchó otro testimonio similar.

Frente a este dato, Susana Trimarco, la mujer que con su lucha logró que se aprobara la Ley de Trata de Personas, comenzó una doble búsqueda: la incansable de su hija y también la del paradero del menor.

Hoy, la causa por “Marita” y la búsqueda de su paradero están divididas en distintas jurisdicciones. Una en Tucumán; otra en la Procuraduría para el Combate de la Trata y Explotación de Personas, y una tercera en la Justicia federal de Córdoba, en la fiscalía Nº 2, a cargo de Gustavo Vidal Lascano.

Esta última, se abrió tras una denuncia de Susana Trimarco hace casi tres años, cuando buscaban, sin éxito, los restos de su hija en un prostíbulo de Piquillín, en la provincia de Córdoba.

Una pista

En los últimos días, hubo un gran revuelo en distintas filas gubernamentales y de Tribunales federales al surgir la pista de que el posible hijo de “Marita” viviría con una mujer alcohólica y adicta a las drogas y otros tres chicos mayores en una localidad del departamento Santa María, situada a la vera de la ruta que conduce a la ciudad de Alta Gracia, la que se mantendrá en reserva en esta nota.

Al parecer, desde la comuna, al advertir la precariedad en la que se criaban los cuatro menores, habrían solicitado un estudio ambiental.

La psicóloga encargada de esa inspección ya habría declarado ante el fiscal Vidal Lascano y habría dicho que en el pueblo “se comenta que el menor de los cuatro chicos no era hijo de la madre de los otros tres muchachos, sino del ‘Chenga’ Gómez y ‘Marita’ Verón”, según confirmaron a este diario diferentes fuentes con acceso a esta causa.

En el caso intervino la Secretaría de la Niñez, Adolescencia y Familia de la Nación (Senaf). A partir de entonces, habría tomado conocimiento y cartas en el asunto el gobernador José Manuel de la Sota.

Fuente y foto: La voz del Interior

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here