Agencia Córdoba Turismo- Para desconectarse del ritmo de ciudad, La Paisanita es un refugio de descanso perfecto inmerso en los paisajes naturales del Valle de Paravachasca

Uno de los rincones cordobeses más tranquilos que posee el Valle de Paravachasca es La Paisanita. A sólo unos 50 kilómetros de la ciudad de Córdoba y a unos 10 de Alta Gracia es una excelente opción para un descanso asegurado.

Un pasaporte al relax

Resguardada entre caminos de tierra y mucha vegetación, este enclave serrano está atravesado por el río Anisacate y sus márgenes son ideales para relajarse y pasar el día en cualquier época del año.

Esta pequeña comuna sin tiempo y alejada de todo estrés, permite disfrutar de las costas tranquilas de sus playitas de arena agrestes entre el canto de los pájaros ¿Un símbolo distintivo del lugar? Un mirador con forma de “honguito” en medio del río.

Más allá de sus balnearios, La Paisanita es uno de los mejores escenarios naturales para hacer actividades de todo tipo: caminatas por senderos serranos, cabalgatas, travesías en bicicleta, safaris fotográficos y avistaje de aves.

Entre la historia y la religión

En lo más alto de uno de sus cerros se asoma la parroquia local. La capilla Nuestra Señora de Luján construida en los años ´50 es una de las paradas obligatorias en la localidad.

Otra de las postas que no deben faltar, es la colonia Evita y la escuela Sarmiento inaugurada por Evita Perón, ambas de gran valor histórico.

Más datos

Cómo llegar: De las comunas que se encuentran entre Alta Gracia y el Embalse Los Molinos, La Paisanita es la única que no se ubica sobre la RP 5. Para acceder a ella, es necesario dirigirse desde la RP5 por la RP C45 y luego tomar el Camino de los Pioneros.

Donde hospedarse: Se puede encontrar la hostería Complejo Mi Hogar, el camping Hakuna Matata y la colonia de vacaciones de la Unión Ferroviaria, Colonia Evita.

Gastronomía: Entre los imperdibles para degustar están las empanadas, minutas caseras y pastelitos de la Casa de María. Otra opción es probar las comidas criollas de Alma-Zen y, desde fines de diciembre a marzo, disfrutar del parador al lado del río y sus asadores.

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here