Redacción Alta Gracia- El sujeto había pedido la rebaja a tres años y su solicitud fue rechazada por el Tribunal Superior de Justicia.

Ángel Ingratta fue sentenciado a seis años por abuso sexual contra su sobrina de 6 años (hechos ocurridos diecisiete años atrás) cuando estaba en situación de «tutor» o «guarda». Había pedido que se le aplique el mínimo de la escala penal: tres años.

Fundamentan que la pena de seis años impuesta por la Cámara Penal no es desproporcionada. La resolución reza: «Es dable concluir que la pena impuesta a Ángel Francisco Ingratta no resulta en modo alguno desproporcionada o incongruente con el material recabado en la causa». En el escrito, se describen las situaciones aberrantes por las que pasó la víctima, los momentos en que el victimario se aprovechó de ella por encontrarse sola e indefensa, en su domicilio o incluso en «paseos» en otra localidad. También se tuvo en cuenta que este accionar fue continuado durante seis años y que produjeron consecuencias psicológicas en la joven.

Sin embargo se estima que tal vez por la edad del condenado -70 años- y la pandemia covid19, probablemente la justicia le de prisión domiciliaria.

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here