Redacción Alta Gracia- Desde el macabro hallazgo del cuerpo de Barrera, el viernes 2 de junio, al costado de la Ruta 5, se han realizado diferentes pericias y se han tomado testimonios claves en el caso, a cargo del fiscal Alejandro Peralta Otonello, del Segundo Turno de la Fiscalía de Alta Gracia.

Su pareja, Marcelo Ferrareto, imputado por «homicidio agravado por femicidio íntimo y violencia de género» nunca confesó el asesinato.

Los detalles de la causa surgen de las pruebas incorporadas en el lugar del hallazgo, en cercanías al pequeño basural que había en el sitio, a la vera de la Autovía Atilio López-Ruta 5- frente a Moconá, y varios testimonios aportados.

El mismo viernes 2 por la noche se llevó a cabo un allanamiento en el domicilio que compartían Barrera y Ferrareto en Los Cedros. Según aseguraron fuentes cercanas a la investigación, allí se secuestraron elementos que se compadecen con lo que los gabinetes de Policía Judicial concluyeron al encontrar el cuerpo; elementos contundentes y filosos: una masa y cuchillos que en principio serían los que utilizó para matar a Ana y seccionar el cadáver.

Además estaría probado con testigos privilegiados que los remedios que compró en la farmacia-parte de su treta para despistar a la policía-no le hacían falta, ya que tenía en su vivienda.

Sus compañeras de trabajo declararon que la celaba permanentemente y que se aparecía sorpresivamente en su oficina. Otros testigos habrían escuchado, también, a primera hora del lunes 29 de mayo- día en que le habría provocado la muerte- una discusión entre ambos, gritos y golpes.

Foto. Cadena 3

Compartir esta noticia
(Visto 402 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here