Por Noelia Martín- Antonio Cabral alias «Nené» dejó de existir en la noche de ayer, a causa de una insuficiencia respiratoria. Barrio Sur y barrio Don Bosco lo recordarán por siempre.

Asiduo cliente del Club Los Andes y de Sporting, «mentiroso por deporte» como lo recordaba su hermana, así era el «Nené» o «Facurilo» con su pucho en la mano, su cuerpo pequeño y sus gruesas cejas.

Se despertaba con el sol porque no tenía despertador. No sabía leer ni escribir, pero se sabía la vida y obra de cada vecino de barrio Sur. Trabajó más de veinte años en la verdulería «La Española», ubicada en 24 de septiembre y Concejal Alonso. Ayudaba en el reparto al dueño, Hugo Vargas.

Vivía en una casa prestada, en 25 de Mayo y Saavedra. Sus últimos años convivió con su hermana en Don Bosco. Tuvo varios sustos, el último fue una insuficiencia respiratoria, por la cual estuvo internado en terapia unos veinte días.

ANÉCDOTA

Unos años atrás, Nené sufrió un accidente en la esquina de Sporting, en 24 de septiembre y Mariano Moreno. Iba caminando por la calle-como era su costumbre- y un motociclista apurado-el vehículo era robado- lo atropelló. Cuentan los testigos que el damnificado voló varios metros hasta caer inconsciente a la carpeta asfáltica. Luego se levantó como si nada, no tuvo heridas ni secuelas. El ladrón abandonó la moto, obviamente.

 

Foto: Ilustración de Osvaldo Rugani/Facebook Osvaldo Rugani

Compartir esta noticia
(Visto 1.833 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here