Por Martín Sabbatella – Despedimos a un amigo y a un gran maestro, pero sobre todo, a un compañero generoso y comprometido. Su obra es imprescindible para todos aquellos que reivindicamos el pensamiento nacional, popular y latinoamericano.

Ernesto Laclau fue un intelectual que decidió volcar todo su desarrollo teórico al servicio de la acción de los movimientos populares; un pensador reconocido en todo el mundo, que puso el cuerpo para entender y acompañar las luchas emancipatorias de nuestros pueblos, más allá de los claustros académicos.

Tuve la suerte de haber disfrutado de su sabiduría y su inteligencia pero también de su afecto y su sensibilidad. Tuve el orgullo de agregar a mi admiración por su militancia y su trabajo, la amistad que nos llevó a compartir largas e íntimas conversaciones en familia, picada y vino por medio.

Abrazo a la distancia a Chantal y a toda su familia, en la certeza de que Ernesto estará vivo por siempre en nuestros corazones y en cada una de las luchas en las que el Pueblo sea el protagonista.

Foto: Télam

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here