Por Gabriel Zuzek-  La Licenciada en Historia con orientación en Arqueología, Alejandra Funes, trabaja en la Dirección de Patrimonio de la Agencia Córdoba Cultura  y fue la encargada de coordinar el grupo de trabajo que inventarió, clasificó y catalogó las casi 4.000 piezas (entre enteras y fragmentadas) de la “Colección Heredia” entre 2014 y 2015. En diálogo con Redacción Alta Gracia, Funes destacó el valor y la relevancia  patrimonial de ese conjunto de piezas arqueológicas que actualmente se encuentran en la Casa de la Cultura y que a partir de este año serán exhibidas en el nuevo Museo Prehispánico que proyecta la Municipalidad de Alta Gracia.¿Cómo se gestó lo que hoy se conoce como la “Colección Heredia”?

En la zona del valle de Los Reartes (de donde provienen parte de los materiales de esta colección) los trabajos arqueológicos comenzaron en los albores del siglo XX con los trabajos del Ingeniero Alfredo Castellanos y de Pierina Pasotti, quienes dieron noticia de los primeros sitios arqueológicos en la región. Años más tarde, la construcción del Dique Los Molinos –que dejó sumergido muchos sitios arqueológicos- puso en evidencia muchos otros sitios debido al accionar de las aguas sobre las costas. En esta dirección es que en 1960 un grupo de científicos integrado por Marcellino, Berberián  y Pérez, realizó recolecciones superficiales y excavaciones estratigráficas en sitios del Dique y obtuvo el primer fechado radio carbónico para la provincia de Córdoba. La antigüedad de la muestra correspondió al 1047 +-150 d.C.

Muy probablemente estas noticias –junto a los trabajos de Antonio Serrano- hayan despertado el interés  en muchas personas, como Heredia, por la búsqueda y extracción de material arqueológico. Es de destacar que en ese momento no existía legislación sobre el patrimonio –la que se da en Córdoba a partir de 1973 con la Ley 5543 de Protección del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico- y que actualmente regula todas las actividades arqueológicas a nivel provincial. Hoy esta actividad científica está regulada por ley y por lo tanto no pueden realizarla quienes no sean arqueólogos profesionales, soliciten y obtengan autorización de trabajo a la provincia. De lo contrario se trata de una actividad ilegal.

¿Cuáles son las principales características del trabajo que realizó José Heredia?

Lo que se destaca es que, pese a no ser arqueólogo Heredia fue muy meticuloso. Sus observaciones y anotaciones nos resultaron muy útiles al realizar nuestro trabajo. En otras ocasiones cuando la Provincia recibe colecciones arqueológicas –mediante entrega voluntaria como en este caso o mediante decomiso o secuestro- se trata de materiales cuya procedencia resulta a veces dudosa. Sin embargo, éste no fue el caso: cada pieza estaba marcada con tinta china indicando su procedencia. Su hijo Eduardo, que colaboró permanentemente con nuestro equipo de trabajo, nos aportó información adicional.

¿Cómo fue y cuánto  tiempo les llevó  la tarea de inventariado?

El trabajo fue en equipo y nos llevó prácticamente un año (entre abril de 2014 y marzo de 2015). Contamos con la colaboración de tres alumnas  pasantes de las carreras de Historia y de Antropología de la U.N.C.: Gabriela Truyol, Malén Drab y Stefanía Chiavassa .Las tareas consistieron en el análisis de los materiales, su revisión, limpieza y acondicionamiento en cajas con etiquetas. Se elaboró un inventario con descripción y fotografía de las piezas completas, consignado su estado de conservación y procedencia. Cada pieza fue medida con calibre. Tratamos de reproducir toda la información que tenía cada pieza y en ese sentido la tarea se nos facilitó por el trabajo previo de siglado por parte de Heredia.

¿Qué valor e importancia tiene esta colección para la ciudad?

Creo que esta colección va a servir para completar el rompecabezas de la Historia de Alta Gracia. Porque la historia local pareciera iniciarse con la merced de tierras otorgada a Juan Nieto y posteriormente con la llegada de la Compañía de Jesús. Pero ambos acontecimientos se dan entre los siglos XVI y XVII.  Alta Gracia tiene una  historia previa de mucha mayor profundidad temporal que aún no se conoce. Es de destacar que han sido muy escasas las investigaciones desarrolladas aquí hasta el momento.

La “Colección Heredia” está conformada por materiales recuperados en los alrededores de la ciudad y además contiene piezas de dos lugares emblemáticos para la Arqueología de la provincia de Córdoba procedentes de la zona del Dique Los Molinos. Uno de los sitios es de “Potrero de Garay”  que corresponde al  1565 d.C. . En los años ´80 un equipo de la U.N.C. dirigido por el Dr. Berberián pudo constatar científicamente allí la existencia de la vivienda semi subterránea denominada “casa-pozo”.

Esta colección y su exhibición nos permitirán interrogarnos sobre el  pasado prehispánico de Alta Gracia, al tiempo que nos brindará algunas certezas y datos no difundidos hasta el momento.

¿Qué proyección le ve usted al nuevo museo?

Muchísima y muy amplia. Los museos ya forman parte de la oferta turística de la ciudad y éste la enriquecerá. Pero además para la población local será un aporte muy importante para el conocimiento más profundo de sus orígenes. Y en especial para los estudiantes, quienes contarán con materiales arqueológicos concretos que ilustrarán sobre la vida de los primeros habitantes de Paravachasca y alrededores.

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here