Redacción Alta Gracia– Según informa el área de prensa de la provincia de Córdoba, el pasado 16 de junio se realizó el acto de entrega de alcoholímetros a diez ciudades cordobesas que firmaron o adhirieron a la ley provincial de «Alcohol cero». “En todas las rutas, la responsabilidad de la implantación de los controles es de la Policía Caminera. Lo que hoy estamos entregando es exclusivamente para los radios municipales”, indicó el ministro de Gobierno y Seguridad, Walter Saieg

Se trata de las localidades de San Francisco, Río Tercero, Alta Gracia, Laboulaye, Villa General Belgrano, Villa Allende, Oncativo, General Deheza, Santa Rosa de Río Primero y Laguna Larga. Estos municipios recibieron alcoholímetros de última generación que les permitirán controlar a los conductores de automóviles dentro de sus jurisdicciones.

“Estas son diez de las intendencias que han tenido la valentía de instrumentar la ley provincial de Alcoholemia Cero que rige desde junio de 2014 por iniciativa del gobernador De la Sota. Queremos reconocer el esfuerzo realizado para implementarla, porque priorizaron la vida por sobre las presiones por parte de los comercios o restaurantes”, dijo Saieg.

“Si todas las localidades hubieran asumido el compromiso tal vez no tendríamos accidentes como el que ocurrió hace poquitos días, donde cinco personas alcoholizadas embistieron de frente a otro vehículo en el que circulaba una pareja, muriendo el esposo y dejando en grave estado a la mujer que se encuentra embarazada”, señaló el ministro.

Características de los equipos

Los alcoholímetros con que cuenta la Provincia son instrumentos portátiles de alta precisión para la medición de alcohol en el aire. Son los únicos que cuentan con certificación de la Organización Internacional de Metrología, entidad que garantiza la legalidad de cada análisis que se practica.

Estos aparatos son higiénicos y fáciles de usar. Proporcionan resultados rápidos, fiables y de sencilla lectura. Poseen una pantalla LCD gráfica y de alta resolución con retro iluminación.

Disponen también de un módulo GPS que reconoce la localización geográfica exacta donde se realiza la prueba, logrando saber la ubicación del inspector municipal interviniente.

Incluso, en casos en los que se sospeche que un sujeto pueda haber ingerido alcohol y éste se niegue a realizar la prueba, los equipos permiten realizar “mediciones pasivas”, esto es, acercar el alcoholímetro sin que el individuo entre en contacto con la boquilla. Son dispositivos higiénicos y seguros, con boquillas desechables y estériles y presentan un distanciador especial para garantizar la separación de seguridad entre la mano del operario y la boca de las personas.

Fuente: Cba.gov.ar

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here