Emi Villares de D´Ambra: Un minuto de silencio

0
2400

Por María Luz Cortez. El Concejo Deliberante ofreció un minuto de silencio en memoria de Emilia Villares de D´Ambra. Sólo un minuto de silencio para una representante de los Derechos Humanos a nivel provincial y a nivel nacional. Pero ya lo decía la misma Emi, al principio, cuando dos de sus hijos desaparecieron, muchos vecinos se cruzaban de vereda, ahora sólo la recuerdan con un minuto de silencio. 

¿Por qué es insuficiente un minuto de silencio? Emilia Villares de D´Ambra tenía 88 años. Fue la imagen emblemática de la lucha de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas de Córdoba.

«Yo estaba enojada con mis hijos que se habían metido en política. Cuando comprendí, mis compañeras de familiares me dijeron:¿Vos sabés que acá eras una visita, hasta que te convertiste en un cuadro. Y qué es un cuadro? Ahí fue cuando comencé a comprender a mis chicos», analizó Emi en un video de la Facultad de Comunicación. Agregó que fue Santiago, su marido la que llevó a militar y que sino fuera por él, se hubiera muerto de tristeza. Hasta su último aliento, Emi fue una luchadora.

«Emi siempre fue una mujer valiente que a pesar de las tristezas y caídas, supo levantarse con más fuerza y entereza. Con conmovedora esperanza enfrentó la gran pena que le causó la desaparición de dos de sus hijos: Carlos Alberto y Alicia», dice el comunicado de Abuelas de Plaza de Mayo- Córdoba.

Esa mujer apareció abrazada con el entonces presidente Néstor Kirchner, cuando el predio de La Perla se convirtió en un sitio de memoria.

El mismo gobernador Juan Schiaretti posó en imágenes junto con ella y la titular de abuelas Córdoba, Sonia Torres, durante el megajuicio sobre La Perla finalizado en 2016.

«Cuando íbamos a hacer los escraches a La Perla, allá por 1996. Ellas se ponían adelante. (…) Estas mujeres que nos dejaron un enorme aprendizaje. Hoy, una gran mujer, una gran luchadora», conmemoró en la Legislatura de Córdoba, Martín Fresneda  y recordó su largo trayecto de lucha en la búsqueda de la verdad, la memoria y la justicia.

A su velatorio, asistieron referentes de organizaciones sociales de todo la provincia, la bandera de HIJOS flameaba frente a Luppi. Los integrantes del Colectivo Paravachasca por la Memoria y vecinos de la ciudad la acompañaron también, incluso unos años antes cuando fomentaron su ronda en la Plaza Manuel Solares de Alta Gracia.

Pero aquí la frase hecha vale: «Nadie es profeta en su tierra». Aunque Alta Gracia no era la tierra de nacimiento de Emi, era la tierra que vio nacer a sus cincos hijos. Fue también la tierra que le dio la espalda en sus primeros pedidos de ayuda (por supuesto, siempre hay vecinos que son excepciones y acompañan).

Emi merecía un reconocimiento institucional que fuera más que un minuto de silencio, su trabajo en el ámbito de los derechos humanos, nos benefició a todos y todas en su búsqueda de justicia. No hubo ni un comunicado institucional del Ejecutivo Municipal ni de los partidos políticos mayoritarios de esta ciudad (Unión por Córdoba y UCR), quienes en sus filas también pueden contar a cientos de detenidos y desaparecidos militantes políticos.

Hasta la victoria siempre, querida Emi.

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here