Por Claudia Moreno- Alta Gracia tiene la particularidad de ser una ciudad- pueblo, como logró instalar como slogan el entonces intendente Walter Saieg “Alta Gracia, ciudad con encanto de pueblo”. Centrándonos únicamente en el aspecto de accesibilidad a internet lamentablemente este lugar en el mundo es más pueblo que ciudad.

No creo necesario para esta columna ahondar en el aumento de las conexiones hogareñas que ha mantenido- de manera creciente- Argentina desde hace poco más de veinte años.

Sin embargo, esas cifras poco coinciden con el escaso acceso que actualmente tienen los usuarios de internet en la ciudad del Tajamar. Falta de obras de cableados de fibra óptica, tanto públicas como privadas, el acceso a un módem sólo se puede si el usuario, con mucha suerte, logra tener una línea telefónica de la única empresa que opera en la ciudad que es Telecom. La falta de competitividad hace también a la desigualdad en el derecho de acceso a través de otras empresas. Podríamos resumirlo como un negocio monopólico a sólo 35 kilómetros de la capital provincial.

De todos modos, esto fue sustituido por los teléfonos celulares con los que se puede navegar y utilizar aplicaciones vinculadas a internet.

Este incipiente avance en materia de accesos a internet, básicamente a las redes sociales como Facebook o Twitter es lo que permite, hoy por hoy a los político locales, hacer campaña directa a través de estas herramientas.

Si nos remontamos hace algunos años atrás, los políticos interesados en ocupar algún cargo gubernamental, sólo contaban con el diario o periódico y más adelante con spots en canales abiertos de televisión, además de los afiches, pintadas o pasacalles.  No dejarán de utilizarlos pero sus asesores o “instinto” personal los lleva indefectiblemente a utilizar las redes sociales.

ALTA GRACIA Y EL POSICIONAMIENTO DE IMAGEN DE CANDIDATOS

Tras esta breve síntesis de cómo se encuentra hoy el vecino y la vecina que, en pocos meses, será “bombardeado” con cientos de slogans de campaña, en el caso específico de Alta Gracia podemos ver que los partidos políticos predominantes Unión por Córdoba o el Radicalismo no tienen una página web fuerte. Cosa extraña llegado ya el siglo XXI.

Sólo se puede observar, en este último año, que el Partido Socialista ha impulsado una web en donde publican sus proyectos, comentarios, entrevistas e interactúan con el usuario. Desde lo institucional de los otros partidos políticos nada.

Sin embargo, sí se puede observar una fuerte presencia de concejales que, a través de las redes sociales, logran instalar un tema y su consecuente debate virtual. Tal es el caso concreto del concejal radical Roberto Brunengo que utiliza las redes sociales tanto para cuestionar o poner el acento en alguna política de gobierno como para ya plantear una plataforma de cara al 2015. Tímidamente le sigue Leandro Morer quien utilizó youtube, que luego replicó en el Facebook, para un saludo de fin de año con un claro perfil electoral, incluyendo al final del spot un logo que seguramente utilizará en su campaña. Del mismo modo que el interesado en ocupar el sillón de Lepri, Pablo Ortiz, empezó a aparecer en el Facebook con saludos y fotos de sus actividades. En ese orden, el actual intendente Facundo Torres prefiere usar el twitter para sus anuncios, pero también fue tentado por el canal de youtube para hacer una síntesis de gobierno y difundirlo por las redes sociales.

El resto de los concejales o figuras políticas locales tienen una participación espasmódica en estos nuevos (pero ya viejos) canales de comunicación.

Los mensajes de campaña para el año que se avecina se dirigen a un público que puede acceder a internet. El resto, como siempre, quedará sesgado y esperando quizá las “tradicionales” promesas de campaña una vez que el postulante llegue a su barrio.

Lejos de hacer un juicio de valor, una vez más los discursos, propuestas, plataformas políticas sólo llegarán a una clase media-media alta que tenga la posibilidad de acceder a los medios sean gráficos, televisivos o por internet.

Lo bueno, desde mi humilde punto de vista, es que algunos se dieron cuenta que el impacto de las redes es mucho más fuerte y directo que un spot televisivo o una página inanimada en algún periódico.

En ese marco, sería bueno que alguna plataformas de campaña busque garantizar el mayor acceso a internet, considerando al mismo no sólo como una herramienta, sino como un derecho que nos asiste a la información pública y publicada para  promover la capacidad crítica de todos los ciudadanos de esta “ciudad con encanto de pueblo” que se ha triplicado en estos últimos diez años.

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here