Por Denise Audrito- En conferencia de prensa, aseguró tener evidencia “objetiva” contra Macarrón, al que acusó por el asesinato ocurrido en Río Cuarto. Afirmó que existen “pruebas testimoniales, periciales y documentales” de que Nora fue víctima de “un crimen por encargo”.

“Marcelo Macarrón, con distintas personas, acordó dar muerte a su esposa y las motivaciones para la fiscalía están claras: desavenencias matrimoniales y cuestiones económicas de la pareja”, definió ayer el fiscal Luis Pizarro.

Tras dos años al frente de la causa por el homicidio de Nora Dalmasso (51), Pizarro –fiscal móvil de narcomenudeo, subrogante de la fiscalía primera de Río Cuarto–, dio a conocer sus conclusiones.

Su hipótesis es que el viudo y sus cómplices, contrataron a uno o dos sicarios que esperaron a Dalmasso en su casa en la madrugada del 25 de noviembre de 2006. La habrían estrangulado y montado un escenario para hacer creer que la mujer fue asesinada por un amante.

Pizarro requirió el lunes la elevación a juicio contra Macarrón por “homicidio calificado por el vínculo, por alevosía y por promesa remuneratoria”. Precisó que la defensa tiene plazo para oponerse hasta las 9 del viernes que viene, y, eventualmente, deberá resolver la jueza de Control.

Calificó de “compleja” a la investigación y aseguró haber completado todas las medidas necesarias con respecto a la posibilidad de participación del viudo. Pero aclaró que resta investigar, en paralelo, los posibles coautores.

En el nuevo edificio de Tribunales, Pizarro dio una conferencia de prensa.

–¿Por qué motivo Macarrón habría contratado a alguien para matar a su mujer?

–El móvil que tenemos en cuenta es el móvil pasional, sentimental y el económico.

–¿Ya no se tiene en cuenta el ADN que ubicaba a Macarrón en el lugar del hecho?

–Me remito a las valoraciones que hicimos en autos. Entendemos que no estuvo, que la autoría material no le corresponde a él.

–¿Nora Dalmasso fue abusada por el presunto sicario?

–En el marco de la labor investigativa entendemos que no hubo acceso carnal, tal como en los medios se había comentado, pero no me voy a explayar al respecto, hay toda una prueba que se ha valorado.

–¿Cómo actuaron los supuestos sicarios?

–Es evidente que la o las personas que entraron a la casa conocían perfectamente el movimiento y cada una de las partes de la casa. Estimo que la víctima ha sido sorprendida (…) Ha habido una planificación claramente, pero no sabría decir por cuántas personas.

Pareja. Nora Dalmasso y Marcelo Macarrón. (Gentileza Clarín)

“Obviamente no actuó solo”

Debido a que la semana próxima asume un nuevo fiscal de Primera Nominación (cargo para el que Pizarro era subrogante) aún resta que la Fiscalía General informe quién proseguiría la investigación de los presuntos cómplices del homicidio.

Pizarro se excusó de dar detalles sobre la acusación. Según trascendidos habría indicios desprendidos de declaraciones de diferentes testigos, entre ellos el de la madre de Nora, María Delia Grassi, quien desde un primer momento afirmó que a su hija “la mandaron a matar” y que existiría “una mafia” en el entorno de su yerno.

El año pasado, cuando Pizarro decidió imputar a Macarrón trascendió que las últimas en declarar habían sido “Nené” Grassi, una expareja de Macarrón y una expareja de quien fuera su vocero, Daniel Lacasse, entre otros. La madre de Nora volvió a ser citada en mayo último.

Según trascendidos, el fiscal buscó determinar si es verdad que Nora se quería divorciar y si Macarrón pudo haber sido testaferro de alguien o haberse dedicado al lavado de activos.

Otras investigaciones ordenadas por el fiscal habrían apuntado a esclarecer, por ejemplo, si el viaje de Macarrón y sus amigos a Punta del Este fue decidido a último momento –como aseguró el viudo– o si se había inscripto con anterioridad porque planificaban usarlo como coartada.

No sólo indicios

Pizarro llevó el expediente Dalmasso a 30 cuerpos. Ayer admitió que la mayor parte de la prueba incorporada es testimonial. Habría pedido ampliar ciertas declaraciones e incorporado algunas nuevas. Profundizó la investigación sobre supuestos contactos del viudo y sus bienes y sobre cómo la veían a Nora sus allegados.

Pizarro dejó entrever que no sólo tiene indicios: “Mi convicción está apoyada en pruebas. No es sólo lo que yo pienso, sino lo que la prueba me dice. De la prueba que tengo, hay probabilidad para llevar la causa a juicio (…). Tenemos pruebas testimoniales, documentales y periciales contra Macarrón. No sólo prueba testimonial. Nos hemos basado en todo el abanico probatorio que tenemos en la causa (…). Prueba objetiva e indicios”, aseguró.

Cuando se le preguntó si hallaron bienes del viudo fuera del país, respondió: “Hemos investigado absolutamente todo; con eso estoy contestando”.

Insistió en las desavenencias conyugales y en “una cuestión económica en la pareja” como móvil del crimen.

Y sobre motivaciones políticas que había mencionado en su primera resolución, se limitó a remarcar que surge del “estrépito no casual” que tuvo el caso. Cabe recordar que en medio del escándalo suscitado por la falta de esclarecimiento del crimen y la detención del pintor Gastón Zárate, se produjo un tembladeral político con cruces y renuncias de funcionarios.

–¿Se borraron pruebas por razones políticas?

–No sabría decirle. No me he puesto a analizar eso. Nos hemos enfocado en la responsabilidad que le cupo a Marcelo Macarrón, independientemente de que pueda haber terceros.

El fiscal se remitió una y otra vez a la pieza acusatoria que La Voz reveló en noviembre del año pasado. En dicha plataforma fáctica se menciona que “alrededor de las 3.15 del 25 de noviembre, el o los homicidas (…), luego de esperar que esta realice su rutina previa al descanso, habría/n abordado a Nora Dalmasso una vez que se encontraba dormida”.

Y agrega: “Cumpliendo el plan delictivo acordado previamente con Macarrón y sus adláteres, la habrían tomado del cuello ejerciendo una fuerte presión con sus manos (…)”. Luego, “habrían utilizado el cinto de toalla de la bata de baño que se encontraba en la habitación, realizando un ajustado doble lazo alrededor del cuello, ocasionando la muerte por asfixia mecánica”. “Finalmente, y como parte del plan criminal, habrían ordenado la escena con la finalidad de simular un hecho de índole sexual”.

Fuente y foto destacada: La Voz del Interior

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here