«Pibes. Memoria de la militancia estudiantil de los setenta»- Por Hernán López Echagüe: (Fragmento) (…) No lo mirás. No podés hacerlo. No querés. No te está diciendo nada nuevo. Te lo está recordando. Feo eso. Que te recuerden que el mundo se ha desmoronado, que de todo lo que te rodeaba, ese todo en apariencia macizo, eterno, hace tiempo que no restan más que parpadeos, lo supiste de modo fiero una mañana de otro julio, el año anterior, cuando se llevaron a tu compañera en tus propias narices, y antes de ella se habían llevado a otros, pero vos pensabas que en algún momento iban a dejarlos de vuelta en casa, que los milicos no podían estar tan locos, y creías que la distancia, el refugio en otra geografía, podía ayudarte a recobrar las ganas y ahuyentar los miedos.

Ahora Mandrake te saca de la cama y te arroja de vuelta ese mundo en la cara, que es el tuyo, que siempre será el tuyo, tu mundo, sabés que siempre andará ese mundo tuyo al acoso entre los pliegues de tus otros mundos que vendrán, los que quieras inventarte, el mundo de un tipo de poco más de veinte años, los que tenés, los mundos que puedas fraguar, pero el mundo primero, el que te ha llevado a Sao Paulo, nunca se marchará del todo, sus colores serán el fondo de claroscuros por el que desfilarán todos los personajes nuevos de tus mundos nuevos, con todas sus simulaciones en el pellejo, estar vivo ya no te resultará suficiente, a tu respiración le faltará el favor del aliento de los otros; a tu voz, la entonación de los otros; a tus pasos, la entereza de los pasos de los otros; a tu risa, la naturalidad de la risa de los otros; a tu mirada, los ojos adolescentes de los otros, y así vas a envejecer, con la imposibilidad de caer en la cuenta de que siempre serás el resto de los otros, lo que ha quedado de los otros, que serás el recuerdo chapoteando por todas partes, que tendrás que ser los otros, en algo, en su atrevimiento, en su perseverancia, para que no se vayan del todo, para que no te abandonen del todo.

RESEÑA 
«Buenos Aires, año 1974, turno noche del colegio Domingo F. Sarmiento, calle Libertad al 1200, barrio porteño de la Recoleta. Cuatro jóvenes que no tienen más que dieciséis años entablan una férrea relación a partir de su militancia en la Unión de Estudiantes Secundarios, agrupación que responde a la política del peronismo revolucionario encabezado por Montoneros.

Más allá de coincidencias políticas e ideológicas, son adolescentes, y, como tales, amigos que comparten salidas, paseos, descubrimientos. El Enano, Lennon, Tony y Chiche deciden entregarse a la búsqueda y construcción de una sociedad más justa. La rebeldía, la insatisfacción con el estado de las cosas que los rodea los mueve y los entusiasma.

El Enano es López Echagüe, el protagonista y la voz que relata con dramatismo, culpa, amargura y gracia una historia real de la que poco y nada se ha escrito hasta el momento. El Enano y sus amigos deben hacer frente a situaciones inverosímiles: su madre, aristócrata alcohólica y culta, aunque abiertamente crítica de las actividades sospechosas de su “Ángel”, no vacila en ayudarlo a desembarazarse de una bomba trasladando el explosivo en un changuito de feria; el secuestro de su primera novia casi en sus narices; un hotel alojamiento que se convierte en centro de encuentro de militantes; los entrenamientos militares; la toma de un colectivo o de un mercado en plena dictadura para repartir volantes; las disparatadas sanciones a las que los someten los responsables de la organización Montoneros por razones disímiles.

Entre el testimonio y la crónica, López Echagüe reconstruye con la sutileza del gran narrador situaciones y anécdotas del día a día de la militancia que se precipitaría en desgracias: secuestros, asesinatos, desapariciones, encarcelamientos, exilio, el desvanecimiento de la utopía. Y la intensidad demencial que marca tantas vidas convencidas de la urgente necesidad de un mundo más igualitario y llevadero. Pibes es la parte que faltaba en la trama de la tragedia de los años 70 en la Argentina.»

 

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here