Por Redacción Alta Gracia. El domingo 30 en horas de la noche, comenzó a circular de manera intensa la hipótesis de que el padre Luis Cortés fue asesinado en un confuso episodio. En primera instancia, se habló de muerte por inhalación de monóxido de carbono a causa del humo de un incendio. Pero este lunes 31 de agosto, el fiscal Emilio Drazile confirmó la muerte por ahorcamiento. 

Según declaró a REDACCIÓN ALTA GRACIA el fiscal que interviene en la causa, Emilio Drazile, algunos elementos generaban dudas que hacían presuponer que estuvo atado. Hoy confirmó que se trató de un homicidio y que el párroco falleció por ahorcamiento- con un lazo fuerte que no fue hallado en el lugar- antes del incendio con el que se intentó borrar las huellas. La hipótesis que maneja por el momento la fiscalía es la de un robo, ya que en las habitaciones estaban revueltas sus pertenencias. «Habría faltantes, estamos hablando con sus allegados para ver cuales serían. No se encontró su sueldo, por ejemplo.»

Según los datos que surgen de las pericias y de los informes forenses, el agresor sería una persona fuerte por la manera en la que fue maniatada la víctima, o más de una persona. El/los delincuente/s ingresaron por puerta delantera, indicando que Cortéz le/s les abrió la puerta-por lo tanto los conocía-y no hay ninguna abertura violentada. Su agenda sería un elemento clave en la investigación, pero hay muchos elementos que se quemaron. El foco ígneo fue iniciado por los malhechores para cubrir las huellas, pero se apagó por falta de oxígeno;»esto nos da la pauta que el que lo hizo, sabía lo que estaba haciendo» aseguró el fiscal.

El hecho ocurrió entre las 12 y las 16 horas del sábado 29 de agosto, en su vivienda ubicada en 3 de febrero 12 (entre Manuel Solares y Lozada) y desde fiscalía se están solicitando testigos para el esclarecimiento del suceso.

Cabe recordar que Cortés fue encontrado sin vida el sábado 29 pasadas las 18 horas, en su vivienda particular, ubicada en calle 3 de Febrero en barrio Poluyan de Alta Gracia. Vivía solo y tenía una hermana oriunda de Córdoba Capital.

Durante 24 años fue párroco de la iglesia de Nuestra Señora de la Merced en el centro de la ciudad. Era reconocido en la ciudad por sus misas carismáticas. Hoy sus restos fueron despedidos por la comunidad católica, en horas del mediodía.

 

Foto: RAG

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here