Daniel “El Gringo” Braconi toca el acordeón desde los ocho años, impulsado por su madre. A los veinticinco años-corría el año 1969- formó la banda “Apolo” en referencia a la nave que llegó a la Luna, en la localidad de Ordoñez. Luego se mudó a Alta Gracia y continuó con el grupo aquí.

La banda llegó a tener trece integrantes, pero por problemas económicos, hoy la conforman sólo cuatro. Se han presentado en Bouwer, Despeñaderos, Rafael García, Carlos Paz, La Cumbrecita, entre otras ciudades. En Alta Gracia actuaron en el Centro de Jubilados, en el Club Central y en locales bailables. El músico es además dibujante, y ha recibido premios en su ciudad natal. Con setenta años, el artista de amplia trayectoria aconseja “vivir la vida”.

_ Contame de tus inicios…

_ Yo nací en Monte Buey y luego me mudé a Ordoñez. Empecé a tocar el acordeón a los ochos años. Mi primera actuación fue en una carneada y me acuerdo que tenía un terrible dolor de muelas…Después a los trece años armé mi orquesta propia, se llamaba “Bahía Tropical”.

_ ¿Cómo nace Apolo en Alta Gracia?

_ Me vine a vivir aquí, a esta hermosa ciudad que amo, nadie sabía que yo era músico porque tenía una gomería, armé una banda que se llama “Apolo” y ya el nombre me pertenecía de Ordoñez desde el `69. En 1971 seguí pero con gente de aquí, luego empezamos a andar y ya teníamos “Apolo I” y “Apolo II” puesto que teníamos muchos contratos. Mi música es para gente mayor y por eso hicimos “Apolo II” para los jóvenes y a veces nos juntábamos o cambiábamos los músicos.

_ ¿Quién te impulsó a estudiar música, a tocar el acordeón?

_  Mi querida mamá (le tiembla la voz). Que siempre, en cada actuación, donde sea, toco un tema en su memoria: “La sonrisa de mamá” de Palito Ortega. Todos los italianos quieren que alguno de los chicos toque el acordeón. De mi familia soy el único. Empecé muy despacito. Me perfeccioné mucho cuando estuve en Buenos Aires y en Europa.

_ ¿Podés mencionar algunos de los integrantes que pasaron por la banda?

_ Algunos de los integrantes que pasaron por la banda fueron Marcelo Merlo, que ahora está en Yaraví, Jesús Rodríguez que imitaba a la Mona Giménez, Tutú -ahora en una orquesta con los hijos-, mi hijo Daniel que todavía toca conmigo, Sebastián, Matías, Hugo Giménez – ahora locutor de Radio Sierras- el Chelo y Pedro López, más los plomos. En los setenta integraban el grupo unas once o doce personas. Los instrumentos que tocábamos eran una guitarra, un bajo, una batería, tumbadoras, una rasca (rayador), una pandereta, un piano, un teclado y un acordeón. Nos  trasladábamos en un colectivo.

Actualmente con los avances de la tecnología no hace falta tener tantos instrumentos, por ejemplo, una batería de tantos cuerpos, se está utilizando mucho los discos compactos con los sonidos grabados.

Durante un tiempo tocó con ellos su hija Mariana, que actualmente es médica y vive en la localidad de Porteña.

 _ ¿Tocaban cuarteto solamente o varios estilos de música?

_ Tocábamos distintos estilos según el público. Estaba de moda el twist, rock, paso doble y nosotros teníamos todos los instrumentos para tocarlos. Estuvimos mucho tiempo en Buenos Aires, actuamos con Dany Martin, con Heleno, con Los Ángeles Negros, Los Iracundos, The Teenagers. Nosotros estábamos con Memolar; nuestro representante Mauricio Blemer -padrino de las Trillizas de Oro- vendía un paquete musical y nosotros éramos parte del mismo. Tocamos en el programa “Domingos de mi ciudad”-precursor de “Feliz domingo”-, éramos la única orquesta que tocaba en vivo. Tengo una linda trayectoria.

Yo sigo con “Apolo”, cuando alquilo el salón (ubicado sobre calle Benito Soria, a media cuadra de Hipólito Irigoyen), les dejo todo listo y me voy a tocar. Últimamente he tocado en Berrotarán, Los Cóndores, Almafuerte, Embalse, la Cumbrecita, Villa Verna, acá dejé de tocar porque mi trabajo es el salón. Pero no puedo dejar de tocar, ya son sesenta y dos años.

LA FAMILIA

El entorno familiar del músico está conformado por Alicia (su ex esposa), su hijo mayor Daniel, su hija Claudia, y su hija menor Mariana.

_ ¿Cómo es la relación música-familia?

_ Muy buena. Dos de mis hijos tocaron conmigo y tengo un nieto pianista, una nieta tecladista. Otro nieto es un guitarrista del estilo rockero. Además yo fui a la facultad de Bellas Artes unos años, hice pintura y dibujo también. A otro (nieto) le gusta dibujar. Ninguno ligó mis ojos claros (se ríe) pero hay una herencia en la música y el arte.

_ ¿Buena convivencia?

_ Mi señora me tiraba de las orejas, si. Los músicos tenemos fama de mujeriegos, pero yo les explico a todos que esta el músico, está el taxista, el viajante, el colectivero, el doctor, el comerciante, el carnicero, y el que quiere hacerlo, lo hace.

REPRESENTANDO AL PAÍS POR EL MUNDO

Braconi recorrió el mundo en la década del noventa con el “Ballet Argentino”. Durante cien días, cada año los músicos que conformaban la orquesta visitaban algún punto del globo representando al país. La paga eran los viáticos, los viajes, la estadía y la posibilidad de viajar y conocer lugares maravillosos.

_ ¿Cuándo viajaste por el mundo?

_ En el noventa estuvimos en Rusia-que todavía era U.R.S.S-, Ucrania, Letonia, Lituania, Eslovenia, Eslovaquia, Kosovo, Chechenia… Después fuimos por el centro de Europa, Polonia, Italia. Al año siguiente fuimos a El Cairo, Marruecos, las Pirámides de Egipto. Dios me tocó con la varita mágica.

EL CUARTETO MODERNO

_ ¿Qué opinás del cuarteto actual?

_ No es cuarteto, ahora son bandas. La Leo, Carlitos Rolán eran cuarteto, quedan muy pocos y no tienen tanta fama.  El cuarteto es acordeón, piano, violín y el cantor que es a la vez locutor.

 

GALERÍA DE FOTOS

Aquí algunas de sus fotos personales:

 

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here