Comunicado de Prensa- La “Peco”, «Carlitos», “Tito” y Matilde Barreiro: memoria sobre un gesto solidario en tiempos de terrorismo de Estado

Viviana Real Meiners, la “Peco”, como amorosamente la llamaban, y Carlos Bruno Castagna, «Carlitos», su compañero, están entre las 43 víctimas que esperan justicia desde este miércoles 9 de septiembre, cuando a las 10 de la mañana comience, bajo la denominación “Diedrichs – Herrera”, el Juicio número doce por delitos de lesa humanidad en la Provincia de Córdoba.

¿Por qué queremos recordarles desde nuestro Colectivo Paravachasca por la Memoria? ¿Qué parte de su memoria anda por Alta Gracia y qué parte de Alta Gracia está ligada a su historia de lucha? ¿Qué siniestra relación tiene esta ciudad con sus genocidas?

La “Peco” había nacido el 21 de enero de 1950 en La Falda y Bruno el 16 de octubre de 1947 en Cosquín. Ella era maestra y licenciada en Pintura y en Grabado, egresada en 1973 de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Nacional de Córdoba (un año después recibió el Premio Universidad, Medalla de oro y Diploma). En 1968 cursó el primer año de abogacía. Cuando conoció a «Carlitos», supo con quién y cómo quería vivir. En 1976 tuvieron a Bruno Salvador, su primer hijo. Eran militantes del PRT- ERP (Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del Pueblo), donde sus compañeres les llamaban “Sofi” a ella y “Luca o Pelado” a él.

Antes de ser secuestrados el 26 de mayo de 1976, en una pensión de Unquillo, donde vivían entonces, la “Peco” y su compañero vivieron entre cinco y seis meses en Alta Gracia donde encontraron amor y abrigo en el hogar de “Tito” y Matilde Barreiro quienes les cuidaron como si fueran sus hijes. Cuentan que Matilde acompañó a la “Peco” hasta el dispensario local, donde aún debe estar su ficha. En aquellos tiempos convulsionados, donde nadie se jugaba por nadie, en esta ciudad del “no me acuerdo”, el compromiso de esta familia fue de una grandeza total.

Al momento de su secuestro, la “Peco” tenía 26 años y un embarazo de un mes y medio. Su hijo o hija debe haber nacido en 1977 en cautiverio. Por testimonios, pudo saberse que ambos permanecieron detenidos en el centro clandestino de detención, torturas y exterminio «La Perla». Todes están desaparecides.

Como contrapunto de este gesto de valiente solidaridad, hay que decir que Alta Gracia y su vecina Villa La Bolsa también fueron el hogar de los genocidas Carlos Alberto “HB” Díaz, y Arnoldo José “Chubi” López, respectivamente, quienes se encuentran entre los 22 imputados que serán juzgados en el juicio “Diedrichs – Herrera” por los delitos de privación ilegítima de la libertad, imposición de tormentos y desaparición forzada de personas entre el 26 de marzo y septiembre de 1976. Díaz y López ya fueron condenados a prisión perpetua en otros juicios por crímenes de lesa humanidad, al encontrárseles responsables de cientos de crímenes de lesa humanidad.

El juicio se transmitirá en vivo cada miércoles a partir de las 10 por canal de YouTube del Tribunal Oral Criminal Federal N°1 Córdoba: bit.ly/VivoJuicioDiedrichsHerrera

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here