Redacción Alta Gracia- Un hombre de 45 años y su hijo de 18 murieron mientras trabajaban en un pozo negro de varios metros de profundidad. Las primeras pruebas indican que la causa sería inhalación de gases tóxicos. El siniestro ocurrió en el Hogar Elpidio González, en Despeñaderos, en la jornada del martes 21 de marzo.

La localidad vecina de Despeñaderos se vio conmovida durante el martes 21, por la tragedia vivida por la familia Ortíz. El pocero y su hijo trabajaban en el Hogar Elpidio González cuando, según las primeras pericias, habrían inhalado gases tóxicos, se desvanecieron y luego fallecieron.

El padre bajó hacia la zona inferior de la fosa séptica ya que se había dado cuenta de que el muchacho se encontraba descompuesto y no le respondía, y ambos fueron víctimas de la emanación de gases.

Según una fuente judicial, por ahora ambas muertes están caratuladas como de «etiología dudosa», sin embargo se esperan los resultados de las autopsias, las cuales serán «claves». Además cooperaron todos los gabinetes de Policía Judicial incluso Higiene y Seguridad.

 

 

Foto: eldoce.tv

 

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here