Por Adrian Camerano-  Con subas que en algunos casos llegaron al cien por ciento, la Red de Accesos a Córdoba se convirtió en estos días en una nada despreciable fuente de ingresos para el Gobierno Provincial. Una temporada turística como hacía años no se registraba y el consiguiente mayor flujo de vehículos hicieron que, desde que aumentaron los peajes hasta la fecha, las cabinas recaudaran más de 34 millones de pesos. Exactamente $34.261.928, en apenas 15 días, correspondientes a 2.643.491 pasadas por las cabinas de control estratégicamente ubicadas.
Si hubiera que establecer un “ranking” de rutas recaudadoras, todas las palmas se las lleva la 20, que une Córdoba con Carlos Paz: casi once millones de pesos oblaron los automovilistas en el control ubicado frente al barrio 1° de Mayo. En el hipotético podio le sigue la E-53 (autovía Córdoba-Río Ceballos) con 7.082.865 pesitos de recaudación y tercera se ubica la ruta 5, que en su puesto de Los Cedros facturó $3.726.975, siempre sólo en la primera quincena del año.
La autovía que une Alta Gracia con la capital provincial vio pasar 248.465 autos en la primera quincena del año.
En los tres casos mencionados se trata de peajes a quince pesos, incrementados en un 50 por ciento por decisión del Gobierno Provincial. Al mismo costo por pasada hubo recaudación significativa en la Autopista Córdoba-Pilar ($3.437.220) y la Ruta 19 (Río Primero, $1.683.240). Los peajes más baratos –aunque igual subieron en hasta un cien por cien- recaudaron, en general, menos: Ruta 36 (Bouwer, $10), $1.301.400; Ruta 9 Sur (Toledo, $8), $472.872; Ruta 9 Norte (Guiñazú, $8), $1.697.064; Ruta E-55 (La Calera, $8), $2.192.832; Ruta 36 (Piedras Moras, $10), $787.090; y Ruta 36 (Tegua, $10), $1.057.540. La suma de todas estas cifras parciales supera los 34 millones de pesos.

Aumentazo

El brutal incremento de tasas de peaje implementado “sin anestesia” por el delasotismo se da en un contexto de inflación, donde todo aumenta. Pero la decisión política ha sido la de aplicar valores porcentuales muy por encima de las mediciones inflacionarias, sean éstas oficiales u “opositoras”. Mientras la “inflación Congreso” sitúa a la inflación en un 40%, y la estimación oficial la ubica en un 24%, el Gobierno cordobés aplicó subas de hasta el cien por cien. Así, los peajes sobre la Ruta 36 pasaron de 5 a 10 pesos, y en el camino a La Calera pasó de 5 a 8 pesos; al mismo monto quedó el paso por la cabina en Ruta 9 Norte y Sur, antes en 6 pesos.
Después está “el club de los 15”: en las rutas 5, 19, 20, E53 y la Autopista Córdoba–Pilar, la pasada pasó de diez pesos a quince, sin escalas.
“Los aumentos aplicados superan todos los cálculos previstos” señaló el vocal juecista en el Ersep, Juan Pablo Quinteros, y consideró que los peajes y la tasa vial “convierten a Córdoba en la provincia más costosa de la República Argentina para transitar por sus rutas”.
Aunque resulte obvio, no está de más recordar que estos significativos aumentos son, de un modo u otro, trasladados a los usuarios en general. Por ejemplo, en los costos de logística para el transporte de mercaderías de todo tipo, o en el boleto del transporte interurbano, de media y de larga distancia, servicios que también arrancaron el año con sus respectivos aumentos, aunque no tan brutales como los de los peajes cordobeses.
Un dato apenas alcanza para graficar la magnitud de los sucesivos tarifazos implementados por el Gobierno Provincial en lo que a peajes se refiere: ayer nomás, en 2009, el pase por la cabina de Ruta 5 costaba solo un peso.

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here