Redacción Alta Gracia- El joven, quien fue condenado en noviembre de 2016 por el homicidio del Cura Luis Cortés, afirmó que el sólo vendió las pertenencias robadas de la víctima.

En diálogo con el programa Hola Mañana de la 103.9 FM Alta Gracia, Díaz relató que «han pasado tres largos años ya. Y seguimos peleándola, esperando la resolución del Tribunal Superior de Justicia; todavía no tengo sentencia firme. Sigo insistiendo que soy inocente: nombré a mi padre como autor del hecho. Está todo asentado en Casación. Tengo casi todo a mi favor. Se me condenó por un simple dicho de mi padre Jesús Andrés Díaz. Nunca existió ninguna huella, ninguna prueba de que yo hubiera estado allí, como dijo el fiscal Emilio Drazile y como se difundió en los medios». Actualmente está terminando el secundario y trabajando en la limpieza de ciertos sectores de la Unidad Carcelaria de Bouwer, donde permanece detenido, condenado a cadena perpetua por «homicidio criminis cause».

«Hay dos testimonios fuertes, el suyo y el mío (por el de su padre). Yo aclaré como fueron las cosas en el juicio. No declaré antes porque estaba en todo mi derecho. La causa llegó a Córdoba apuntándome como único imputado por el crimen sin ninguna prueba que acredite que estuve en el lugar» afirmó.

En relación a si tiene testigos que comprobaran su coartada, el acusado contó: «Yo vivía en la casa de Mario Borio, esa mañana él no me vio pero si me vio Marcos Borio-hermano del primero-, con quien me choqué en la cocina de la casa. Marcos nunca fue citado a declarar».

El hombre narró: «Yo recibo las cosas (elementos robados al párroco) por parte de mi papá y obviamente, por pedido de él, traslado las pertenencias a Carlos Paz, se las entrego a Fabio Barros, el otro imputado-por encubrimiento-, quien mintió tres veces en sus declaraciones».

«Él llegó ese día, me apartó-estabámos comiendo con mis hermanas y cuñados- y me confesó que había hecho `algo tremendo´(…) Después de tres años no me cabe la menor duda de que me armaron la causa, se necesitaba condenar a alguien y me condenaron a mí, valoraron los dichos de mi papá como si fueran ciertos» declaró.

«Estoy en casación desde hace dos años. Hemos incorporado nuevas pruebas a partir de las cuales queremos llegar al verdadero responsable» finalizó.

LA HUELLA DE LA ZAPATILLA

Según su testimonio, se realizaron peritajes por parte del Área Huellas y Rastros de Policía Judicial, en cuyas conclusiones se descartó que la huella-que estaba sobre el rostro de Cortés- tuviera correspondencia con el calzado del condenado.

PREOCUPACIÓN

Díaz se comunicó con el medio ya que desde el domingo anterior no tenía comunicación con su familia; su pareja y su hija, por lo que solicitó que se comunicaran de alguna manera con él.

 

Foto: Captura de la sentencia (Canal 10)

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here