Hasta ayer continuaba sin cambios la insólita situación que se produjo en Villa San Isidro, el pequeño pueblo cordobés cercano a Alta Gracia, donde la máxima autoridad cerró la comuna y se fue de vacaciones con la familia, dejando sin prestar servicios a todos los habitantes del lugar.

La jefa comunal Claudia Cuffa (UCR), quien acaba de ser reelegida para un tercer período consecutivo al frente del gobierno, se habría ausentado a partir del feriado del 9 de Julio y pegó un papel en la puerta de la comuna informando a los vecinos que recién el lunes 20 volvería a haber atención.

La indignación de los vecinos creció cuando vieron que la jefa comunal y su pareja, Alberto Olsina –quien además es empleado de la misma comuna–, subían a sus cuentas de Facebook las fotos del viaje.

Frente a la puerta de la comuna, ayer se continuaron reuniendo numerosos vecinos que concurrían a realizar trámites para renovar carné de conducir, hacer trámites ante el Registro Civil, consultar por deudas, todos sin encontrar respuesta.

Las otras dos autoridades que tiene la comuna, el tesorero Francisco de los Ríos y el secretario José Bracamonte, no se han hecho cargo de la situación. El tesorero respondió que hay que esperar el regreso de la jefa comunal, y el secretario, de otro partido político, explicó que hace dos años que no tiene relación con Cuffa, debido a diferencias políticas.

El cierre de la comuna, que ayer fue noticia en medios periodísticos de todo el país, fue la vía de escape para numerosas críticas contra la jefa comunal. Entre ellas, el presunto manejo del padrón de la última elección comunal, para permitir que votaran habitantes de otras localidades.

Otros vecinos, tal como dio cuenta ayer este diario, señalaron que la jefa vecinal discrimina en la prestación de servicios (por ejemplo, en la recolección de basura y arreglo de calles) según el color político de los vecinos. También salió a la luz que la jefa y su pareja, además de cobrar sueldo en esta comuna, también trabajarían en otra: Villa del Prado.

El Ministerio de Gobierno de la provincia, encargado de controlar este tipo de problemas en las comunas, todavía no ha intervenido en el caso y se ha mantenido en silencio.

Una mirada legal

El interrogante que se planteó ayer, luego de conocerse la situación de la comuna, era qué pueden hacer los habitantes para solucionar el problema.

El conocido constitucionalista Antonio María Hernández dijo a este diario que las salidas para esta situación son muy claras.

“En primer lugar –dijo–, las comunas son gobiernos de comisión, integradas por un presidente, un tesorero y un secretario. Si en este caso la presidenta se fue y cerró la comuna, el tesorero o el secretario tienen autoridad para ir y abrirla y hacer que funcione”.

El constitucionalista se explayó y dijo que “tesorero y secretario también fueron elegidos por el pueblo para que cumplan con una responsabilidad. En una comuna, cuando esos tres representantes actúan juntos, ejercen el poder legislativo, cuando lo hacen de manera individual, ejercen funciones ejecutivas. Creo que por ahí podemos encontrar la respuesta al alto grado de irresponsabilidad o al mal funcionamiento que se ha producido”.

“Por otro lado –continuó Hernández–, la ley provincial de comunas 8.102 ofrece tres salidas para esta situación de Villa San Isidro. Primero, el artículo 222 contempla la intervención de la comuna cuando se produce una grave deficiencia en la prestación de servicios públicos, lo cual sería el caso. Debería intervenir la Legislatura”.

Además, dijo el constitucionalista, “la misma ley prevé una posibilidad de revocatoria del mandato” que se le dio a la jefa comunal. En tercer lugar, la ley también permite que los vecinos de la comuna hagan una asamblea extraordinaria en la que decidan el destino del lugar. “Aquí el problema de fondo es la educación cívica democrática que tenemos”, dijo el especialista.

Hernández señaló que los jefes comunales tienen que contar con oportunidades para tomarse días de descanso, pero que si la comuna tiene personal y hay otras autoridades, no hay motivo para cerrarla.

 

 

Fuente y foto. La Voz del Interior

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here