Por consumer.es. El perro necesita una cama confortable. Aunque, para conseguirla, no es necesario gastar dinero. ¿Por qué no utilizar camisetas viejas, buzos y jerséis en desuso? La cama del can también puede fabricarse con muebles antiguos, como cajones o cómodas, que resultan originales lugares de descanso para el inquilino más peludo del hogar. 

Cama para el perro con camisetas viejas, muy barata

El lugar de descanso del can más sencillo -y rápido- puede obtenerse a partir de una simple camiseta. Para ello, es preciso contar con material de relleno (de cojines viejos) o con más ropa vieja que acolchará la prenda y coser -con ayuda de una máquina- o pegar con velcro resistente los extremos.

Si en lugar de una camiseta se utiliza una prenda de abrigo (como un forro o un abrigo viejo), el lecho resultará aún más confortable para el perro.

Cestas y cajas transformados en camas caninas
El tamaño del peludo amigo importa -y mucho- cuando se pretende fabricar una cama para el can con materiales como una caja o cesta. La razón es evidente: el animal debe encontrarse cómodo y tener espacio suficiente en su lecho. Por ello, es más sencillo construirlas para perros de raza o tamaño pequeño. Las ideas para crearlas son numerosas, y pueden resultar muy atractivas, además de económicas.

Además de cajas, otra opción es utilizar una cesta de mimbre o una maleta, y colocar sobre ella el colchón habitual -o uno fabricado en casa- del perro. Esta alternativa permite encontrar camas de mayor tamaño.

Muebles viejos reconvertidos en una cama para perros
¿Por qué no usar un cajón rescatado del punto limpio o de un mueble que ya no encaja en la vivienda? Los cajones de un mueble también pueden restaurarse para crear un lecho para canes pequeños muy original. La idea puede resultar aún más divertida si se decora este enser con el nombre del perro o con otros motivos y juguetes fabricados en casa.

Un perro más grande, sin embargo, puede necesitar algo más de espacio. Una alternativa muy original consiste en fabricar la cama del can con el cajón de una cómoda que sea más amplia.

Los cajones, sin embargo, no son la única parte de un mueble viejo que puede reutilizarse. En otras ocasiones, será la armadura del enser lo que resulte útil para crear el lecho perruno, como en este caso. El hueco que resulta de liberar un mueble de sus cajones puede convertirse en un espacio de descanso íntimo y acogedor para el peludo inquilino.

Imágenes: www.consumer.es

 

 

 

Compartir esta noticia
(Visto 1.330 veces. 2 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here