Por Lic.Alicia Lucero– Se sabe que los alumnos pequeños, especialmente, se enamoran de su docente…y no soportan la presencia de uno nuevo. Se sabe también, que ésto, les ocurre, a otros estudiantes de mayor edad, cuando se produce el cambio de un profesor, al cual aprecian, en el curso que sea…

Emocionalmente, un niño de los primeros años escolares, que debe realizar un cambio de maestro: se perturba, llora y no acepta a otra persona en su lugar. Y, por eso, se le puede oír  algún llanto, un enojo o un lamento diciendo: “yo amo a mi seño, y la voy a extrañar.”

En la misma línea de tristeza, cuando el cambio se produce por el  reemplazo de algún querido profesor, a un estudiante del secundario, por ejemplo; también se producen quejas, distracciones o cambios de interés hacia esa materia que dictaba su docente preferido. Y como consecuencia, suelen decir que: “A éste nuevo profesor, no se le entiende; o dicen, que grita, o que tiene mucha diferencias con el anterior.

Esto ocurre en la escuela pública o en la privada,  como consecuencia del alejamiento de algún docente. Y aunque en la situación de reemplazo, el docente se aleje por un tiempo corto o largo, el cambio les detiene el ritmo de trabajo, y en cualquier caso, los perjudica.

Para ésta relación alumno / docente, podemos decir que, hay estudiosos que han considerado y defendido la continuidad de los docentes en su puesto de trabajo porque entienden que favorece un mejor avance, y una mayor profundización de los temas de estudio.

Finalmente, parece que la situación referida a cambios de personal docente, es parte del proceso educativo y no es fácil evitarlo. Habrá que aceptarlos como  parte de la historia educativa.

CONCLUSIÓN:

-Desde mi opinión personal cierro el tema, diciendo que la continuidad del docente en el cargo, abre la posibilidad de conocer y ayudar con eficacia a sus alumnos; y, simultáneamente, les genera estabilidad emocional a los estudiantes favoreciéndoles el aprendizaje, cualquiera que sea.

-Además, y desde el afecto que brinda la permanencia del docente en el aula, posibilita el aprendizaje y se puede abrir sin esfuerzos: “el deseo de estudiar”.-

-En cuanto a los cambios,  se afecta,  el ritmo de marcha de los contenidos previstos, para ése periodo escolar. Lo cual, no es un dato menor.

Compartir esta noticia
(Visto 283 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here