Redacción Alta Gracia- Semanas atrás se conoció la imputación contra el médico y la anestesista. Cabe recordar que la altagraciense Sol Arbach falleció tras una cirugía de corrección mamaria.

Médico, anestesista y el propietario del centro estético donde fue intervenida Arbach, fueron imputados por homicidio culposo. Fue confirmado por el abogado de la familia de la víctima fatal, Fernando Vázquez a REDACCIÓN ALTA GRACIA.

Quince días atrás, según publicó La Voz del Interior, la fiscal Jorgelina Gutiez imputó de homicidio culposo a un médico y a una anestesista de una clínica del Cerro de las Rosas, de la ciudad de Córdoba, en el marco de la investigación por la muerte de Sol Arbach, la mujer de 33 años que se sometió a una cirugía de corrección de una prótesis mamaria y luego falleció, en julio de 2019.

En el procedimiento quirúrgico, la joven –mamá de un niño de dos años– habría sufrido una complicación que terminó ocasionándole un paro cardiorrespiratorio en el Sanatorio Allende, del mismo barrio, adonde fue trasladada desde el Centro Privado de Cirugía Plástica Dr. Rafael Cinelli, donde recibió la intervención.

Qué dijo el abogado del médico

El abogado Lucas de Olmos, representante del cirujano plástico Javier Romero Reyna, dijo a La Voz que el médico fue indagado por la fiscal Gutiez por un lapso de cuatro horas, «sin especular y sin saber lo que se está diciendo en la causa».

«Pidió declarar ante la fiscal. Respondió todas las preguntas. Graficó con hoja y lapicera en mano cada una de las respuestas», explicó el abogado y señaló que el médico habló de «la demora de la anestesista» en informarle, durante la operación, que «algo estaba andando mal».

La paciente, según la versión del abogado, estaba «totalmente tapada. Sólo veía los dos pechos. No podía percibir (que algo andaba mal). Estaba llena de aire por todo el cuerpo».

Arbach falleció debido a un «paro cardiorrespiratorio. No hay una lesión que determinó esto». De Olmos mencionó que la paciente sufrió un «neumotórax bilateral hipertensivo. Recibió aire de más, no de menos. Nunca puede ser una lesion atribuible al cirujano».

El legrado, asimismo, indicó que el respirador recibió un «service entre el hecho (la intervención y muerte de la mujer) y el precintado que hizo la fiscal. Le tomó declaraciones al personal del service».

Por su parte, la anestesista, María José Ledesma, negó el hecho que se le imputa, homicidio culposo, y se abstuvo de declarar esta semana.

Fuentes: La Voz del Interior y RAG

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here