Por Noelia Martín- Carina transitó cáncer de mama en 2017 y actualmente transita un cáncer de huesos. Es una AMAZONA con todas las letras y a partir de su historia personal, nos invita a valorar nuestra vida.

Zejdlik es profesora de enseñanza primaria y en la actualidad, se encuentra trabajando en la subdirección de Modalidad de Jóvenes y Adultos en la Municipalidad de Córdoba. El cáncer la convirtió también es escritora -ya publicó dos libros– y en inspiración para cientos de seguidores a través de sus redes sociales. En este mes rosa, quisimos dialogar con ella nuevamente para reiterar su historia y concientizar a mujeres y hombres sobre el cáncer de mama.

RECOMENDACIONES

«Lo más importante es hacerse los controles anuales a partir de los 40 años. Hay que autochequearse siempre pero es muy importante realizarse si o si los controles médicos. Sobre todo si ves algo diferente, cambio de color, supuración, hundimiento, un bulto. Antes de los 40 si tenes antecedentes, sino te los pide el doctor, pedísela vos. Más allá de la pandemia, los controles se están llevando a cabo, con turnos a dos meses, pero se están haciendo».

ESTADÍSTICAS

Una o dos mujeres cada ocho en un período de 80 años contrae la enfermedad y es la segunda causa de muerte de mujeres en el mundo, tras el cáncer de pulmón. Si se detecta temprano, el paciente tiene una buena probabilidad de supervivencia y buena calidad de vida tras su recuperación, por ello se insiste en los controles.

SU RELATO

«En 2017 un lunes cualquiera, me palpé y encontré un bulto en mi mama derecha. Ese martes en vez de ir a trabajar, me fui al médico, me hicieron una ecografía, una mamografía y como no les gustó lo que vieron, al otro día me hicieron una punción. El 13 de junio me diagnosticaron cáncer de mama en un bi-rads 4. A partir de allí siguieron tratamientos, operaciones, 15 quimios, 35 rayos, otra medicación, fue intenso. El cáncer nunca es de repente, hay anticipos, pero no hay causa determinante, puede ser ambiental, stress, ritmo de vida. Es silencioso, no duele, por eso cuando lo descubrís por lo general está avanzado» narró Carina sobre su primer cáncer. Durante 2018 y 2019 gozó de buena salud y publicó sus dos libros: «Retratos de cosas simples» -que fue reconocido por el Concejo Deliberante de Alta Gracia- y «La Cita».

«A fines de 2019, iba manejando y me quedé `dura´, no podía moverme. Me hicieron una radiografía y descubrieron que tenía una vértebra quebrada. Me hicieron una vertebroplastia -cementaron el hueso-, también hicieron una biopsia y al abrir observaron que la vértebra estaba carcomida y me diagnosticaron metástasis ósea. Entonces comencé con rayos. En enero pedí unos días y me fui a Brasil con mi pareja y me descompensé dos veces. Cuando volví me realizaron estudios y tenía un tumor en la mitad del cerebelo, en los lóbulos frontales y otros muy pequeños. Era inoperable, por lo que me irradiaron, es el tratamiento más fuerte. Fue increíble porque desapareció. Ahora me hago ciclos de quimioterapia preventiva cada 21 días, en las cuales me colocan dos drogas por catéter, ya que soy positiva a la proteína TRIPLE GER2. Lo cual seguramente lo haré de por vida».

A la derecha, tomografía hecha en enero. A la izquierda, tomografía de junio 2020.
FUNDACIÓN AMAZONAS CÓRDOBA

La escritora altagraciense pertenece también al grupo de Amazonas, que hacen remo en los espejos de agua de la provincia para prevenir el linfedema y contribuye a la recuperación post quirúrgica del cáncer.

Foto. FB Ruby Rivilli

“Las Amazonas en la mitología griega era un pueblo de mujeres guerreras que por supervivencia se anulaba un pecho, así facilitaban el manejo de la lanza, el arco y las flechas. Eran leales y protectoras entre ellas y para con su tribu, al igual que lo somos nosotras en la nuestra «Amazonas de Córdoba» «. Está integrada actualmente por 130 mujeres y un hombre de distintas ciudades de la provincia – Bell Ville, Almafuerte, Córdoba Capital, Villa Allende- y once pertenecen a Alta Gracia.

Este 19 de octubre fue muy especial para ellas, ya que lograron adquirir su propio bote dragón- embarcación china, en la cual las personas reman de un sólo lado-, el cual será trasladado desde Córdoba Capital hasta el Dique Piedras Moras-el único no contaminado de la provincia-, Almafuerte, donde quedará al cuidado de una amazona.

Para comunicarse con nosotras: Fundación Amazonas, organización sin fines de lucro. (Pers. Jur. 336 «A»/17 04/09/2017) email: amazonasdecordoba@gmail.com, Facebook: «Amazonas de Cordoba», Instagram: @amazonasdecordoba

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here