Por Noelia Martín– El miércoles 25 de marzo, en horas de la mañana, se presentó en la Casa de la Cultura, el botón antipánico (SALVA) en la ciudad de Alta Gracia. El dispositivo fue presentado por el Ministro de Desarrollo Social, Daniel Passerini, y asistieron al acto autoridades del Departamento Santa María. El Juez de Control Carlos Granda Ávalos relató a los medios que Alta Gracia es el segundo distrito con más denuncias por violencia en la provincia de Córdoba, luego de Cosquín.

En diálogo con REDACCIÓN ALTA GRACIA, el Ministro de Desarrollo Social, Daniel Passerini, contó que desde que se sancionó la Ley de Violencia Familiar en la provincia, se están implementando distintas políticas para paliar este flagelo. También relató que el 92 por ciento de los casos de violencia, son de género. El ocho por ciento restante pertenece a abuelos y padres que son golpeados por sus hijos.

En relación al SALVA, Passerini afirmó que se incrementan las denuncias luego de la entrega del botón antipánico en una ciudad. “En todas las localidades, sobre todo luego de la primera detención, los llamados se incrementan un 50 por ciento. Esto se produce porque genera sensación de seguridad, de protección y de presencia del estado. Desinhibe a las víctimas o familiares para animarse a denunciar” dijo el ministro. El procedimiento es el siguiente: una vez que el damnificado/a envía la señal de SOS, en la guardia del 101 aparece una imagen que marca en el mapa de la zona, de donde viene la señal. A partir de allí se abre un canal de voz: la víctima puede comunicarse con la policía o grabar la conversación con el víctimario presente. Esto sirve de elemento de prueba de que el agresor violó la restricción domiciliaria. La policía envía el móvil más cercano al domicilio, se hace presente, interviene y detiene al agresor. Luego se avisa a la Fiscalía para que tome parte.

El poder judicial es el ente encargado de determinar los casos que reciben el aparato, no se establece un tope desde el ministerio. Granda Ávalos explica los mecanismos: se define según la gravedad del caso; según los informes sociales y psicológicos sobre víctima y victimario  más un informe socio ambiental realizado por una asistente social que entrevista a la persona golpeada y a sus vecinos. No es algo arbitrario, se basa en los estudios técnicos y en los hechos que relata la víctima. En una primera etapa, se reemplazarán las consignas policiales por los dispositivos: “liberamos a la víctima que paradójicamente esta como presa en su propia casa; tiene limitada su libertad de acción y así le devolvemos su calidad de vida. Cada causa, cada proceso judicial donde se determine su necesidad, nosotros aprobamos el aparato que es gratuito y se entrega completo, con su cargador. Además controlamos el contacto con la víctima, sobre todo las primeros semanas, para verificar que el botón funcione bien, que se utilice adecuadamente y que no haya activaciones involuntarias. Lo importante es que se sientan acompañadas, protegidas y que sepan que hay un estado que le brinda garantías para su seguridad” aseguró Passerini.

CONTENCIÓN

Además del botón antipánico, se trabaja en la contención de las víctimas. Existe un equipo de constatación y otro de asistencia. Este último, evalúa el contexto de la víctima: si está en una situación de vulnerabilidad económica, social o psicológica, y a partir de allí el ministerio de desarrollo genera acciones de asistencia, acompañamiento integral. Se han entregado treinta viviendas en toda la provincia a víctimas que debían ser relocalizadas por la cercanía del agresor.

VÍCTIMAS DE TRATA DE PERSONAS

Además de las víctimas de violencia de género, el SALVA será entregado a treinta y cinco cordobesas relacionadas con el caso Marita Verón. Estas mujeres son testigos del caso más conocido a nivel nacional de trata de personas. El ministro se reunió hace unos días con Susana Trimarco (madre de Marita Verón), quien está trabajando con este grupo de  mujeres que asisten a su fundación. Muchas de ellas continúan siendo amenazadas, tienen miedo por su seguridad y plantean que el mejor mecanismo para protegerse sería el botón antipánico. Desde el ministerio se comprometieron a firmar un convenio para trabajar en conjunto desde el mes de abril y brindarles el dispositivo.

MECANISMO DE SEGURIDAD

Cada botón está identificado con un expediente en la policía: al entregar un aparato, se labra una planilla con la rutina de la damnificada para saber de dónde vienen las señales. Cuando no emite señal durante tres o cinco horas, la policía se comunica con la persona a través del dispositivo de su celular personal. Tiene un sistema de GPS para ubicar a la víctima o al dispositivo en caso de que éste sea robado o arrebatado por el agresor. La policía local ya está equipada con un mecanismo de computación, bandeja grabadora de alta de definición y guardia permanente.

ELEMENTO IMPRESCINDIBLE

El Juez de Control, Niñez, Juventud, Penal Juvenil y Faltas, Carlos Granda Ávalos calificó al botón como “un elemento imprescindible. Las víctimas serán monitoreadas por GPS y auxiliadas por la policía. Este hecho abona al cambio cultural de que la violencia no puede ser la solución a ningún conflicto familiar (…) Es un cambio muy importante, hay que ser conscientes que el tema de la violencia es un tema de educación, un tema de cultura, tiene que venir un cambio desde toda la sociedad”.

Según estadísticas que recolectó el Centro Núñez- Escuela de Capacitación del Poder Judicial-, Alta Gracia es el segundo distrito en casos de violencia familiar por número de habitantes en la provincia.

LÍNEA GRATUITA PARA DENUNCIAR: 0800 888 9898. Las denuncias son anónimas.

 

Fotos. Noelia Martín

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here