Por Adrián Camerano. La Selección Argentina de Vóley ganó este domingo su segundo partido consecutivo y regaló al público una nueva alegría, tras la resonante victoria del sábado a la noche ante Brasil. Esta vez la víctima fue Bulgaria, que cayó en tres sets a 1 y sintió en carne propia el rigor de un equipo albiceleste que viene en levantada.

El partido por un nuevo weekend de la Liga Mundial se disputó en el Orfeo Superdomo, con parciales de 25-16, 25-21, 23-25 y 25-19. Nicolás Bruno fue el máximo anotador del encuentro.

El equipo nacional inició el partido en gran nivel, de la mano de Alexis González desde la recepción y la gran efectividad de los centrales Sebastián Solé y Pablo Crer, tanto en ataque como desde el bloqueo. Rápidamente se puso en ventaja y cerró el primer set con una diferencia de 9 puntos, que sería la máxima del encuentro.

En el segundo parcial, el equipo búlgaro emparejó el encuentro apoyado en el punta Rozalin Penchev y en Tsvetan Sokolov; sin embargo, no le alcanzó para llevarse el set, que se lo quedó Argentina por 25-21. El crecimiento en el juego del equipo visitante se vio consolidado en el 3er parcial, donde logró achicar la diferencia y vencer por 23-25.

Pero la victoria argentina nunca corrió riesgo. El conjunto de Velasco demostró que se encuentra en un buen momento anímico y no bajó la intensidad y concentración. En el cuarto parcial, bien plantado en bloqueo y con paciencia e inteligencia en ataque, logró despegarse en el marcador y cerrar la victoria 25-19.

De esta manera, el equipo cerró un fin de semana inolvidable en Córdoba, donde cosechó 7 puntos y afianzó la idea de que puede jugar de igual a igual ante cualquiera de los mejores seleccionados del planeta

Compartir esta noticia
(Visto 84 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here