Por Claudia Moreno- Como es habitual, en el inicio del año legislativo, el intendente comienza las sesiones ordinarias con propuestas y análisis del año de gestión que arranca. Torres deberá demostrar su capacidad de consensos y, además, marcar las diferencias con su hermano.

En esta oportunidad, el 1 de marzo será el día- domingo- en que el intendente Maros Torres inicie, por primera vez, el año legislativo. Como es tradición, también dará su discurso de apertura con proyectos con los que pretende avanzar en la gestión que comenzó el pasado 10 de diciembre.

Se estima que Torres dará un impulso a lo prometido en campaña: servicios básicos para toda la ciudad.

Para ello debe contar con la anuencia del Concejo Deliberante a fin de que siga aportando su voto para las obras que ya fueron iniciadas en la gestión anterior y deben continuar: como es la ampliación de la planta potabilizadora, cloacas para los barrios periféricos, obras de agua potable para la zona sur de la ciudad, además de avanzar en los deportes inclusivos y el aumento de partidas presupuestarias para paliar la crisis económica de los sectores más vulnerables.

En las últimas sesiones de diciembre- con el nuevo cuerpo legislativo- el bloque de Alta Gracia Crece no apoyó el presupuesto que- según el Ejecutivo- va de la mano con la crisis que atraviesa la provincia y el país. El aumento de las tasas municipales fue uno de los puntos de descontento que argumentó el radicalismo.

Foto Redacción Alta Gracia

En este año legislativo y político que comienza-en términos formales- Torres deberá hacer acuerdos de gobernabilidad en todos los frentes: tanto en la oposición, como con sus aliados políticos y un tribunal de cuentas no adepto.

El Encuentro Anual de Colectividades fue su primer gran desafío en cuanto a capacidad de gestión de fondos públicos, junto a las necesidad de los privados y las preferencias de los vecinos. Si bien el presupuesto de gastos e ingresos de la fiesta más importante de la ciudad, aún no está, sí se pudo inferir una buena aceptación del público en general del nuevo predio y oferta.

Sin embargo, con eso no alcanza para llevar a cabo proyectos de gestión. Este año será clave para Marcos Torres ya que deberá tener cintura política para lidiar con viejos y nuevos aliados, así como también para diferenciarse de su hermano Facundo quien estuvo al frente del Ejecutivo por varios años y, además es Ministro de Gobierno provincial.

Marcos Torres y su equipo tiene un gran desafío por delante, al igual que los nuevos concejales que deberán diferenciarse de aquel Concejo en el que muchos cuestionaron por su «falta de altura política» o «incapacidad» para llevar adelante uno de los tres poderes del Estado.

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here