Por María Luz Cortéz– Proyectan que la ciudad pasaría de 48 mil habitantes en 2010 a más de 70 mil en 2030. La mudanza de los capitalinos es la clave. Analizan un plan para ordenar el crecimiento.

Para 2030, Alta Gracia podría contar más de 70 mil habitantes, según las proyecciones del programa de actualización del Plan de Ordenamiento Urbano Territorial (Pout). Sería, si así se diera, un 50 por ciento más que los 48.140 pobladores contados en el último censo de 2010.

Quedaría claramente, en ese caso, entre las ciudades cordobesas con mayor crecimiento demográfico entre 2010 y 2030.

La cercanía con Córdoba capital (que continúa mudando habitantes hacia las ciudades cercanas), la disponibilidad de tierras y la conexión con los valles turísticos, además de “un clima de cierta tranquilidad” aún, son algunas de las razones que esgrimen los desarrollistas y los corredores inmobiliarios para explicar el crecimiento.

Ante los riesgos de que esa evolución genere impactos por falta de planificación, el Concejo Deliberante analiza medidas para fijar pautas de ordenamiento.

Alta Gracia cuenta con accesos por la autovía 5 y por la ruta 36, desde la C-45. En auto, por la autovía se puede llegar hoy a la Capital en 40 minutos. En los horarios pico, los colectivos interurbanos salen cada 15 minutos.

El fenómeno no se da sólo en esta ciudad: también se observa en sus vecinas más pequeñas, como Anisacate, La Bolsa, Los Aromos o Falda del Carmen, que registran un notorio aumento de población.

A diferencia de otras zonas del Gran Córdoba, en Alta Gracia el crecimiento no se está produciendo por el avance de barrios privados cerrados, sino por nuevos loteos abiertos que están más volcados a la clase media.

El actual viceintendente, Juan Manuel Saieg, y los concejales Germán Rodríguez y María Inés Carignani están a cargo de la revisión del Pout. El proceso lleva más de dos años, asesorados por diferentes instituciones y actores sociales.

La Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba se encargó de los estudios de base de suelo, bosques nativos y niveles sonoros, entre otros. Las facultades de Ciencia Política y de Arquitectura de la Universidad Católica de Córdoba abordaron otros sobre el perfil presente y futuro de la ciudad.

Ambos convenios forman parte de la tarea de planificación proyectada para 20 a 30 años. Si el objetivo se cumple y se respeta, Alta Gracia no debería crecer de modo caótico y sin un plan, como ya les ocurrió a tantas ciudades.

Fuente: La Voz del Interior

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here