Redacción Alta Gracia- Se llevó a cabo en las primarias de la ciudad, la segunda jornada de este programa nacional que tiene como objetivo contribuir a que alumnos, alumnas y docentes desarrollen y afiancen actitudes, saberes, valores y prácticas que promuevan la prevención y la erradicación de la violencia de género. Alumnos de los primeros grados de la Escuela San Martín realizaron actividades en el Reloj Público y en el parque del Sierras Hotel.

Niños del primer ciclo de la primaria San Martín- primer y segundo grado-, munidos de carteles caseros con mensajes sobre el buen trato, el respeto y contra la violencia de género, se acercaron al Sierras Hotel donde dejaron sus mensajes de paz.

1º grado D Turno Tarde junto a sus mensajes.

Por la mañana, estudiantes de tercer y cuarto grado, realizaron una intervención en el Reloj Público. También con carteles, los niños se apropiaron de frases que escucharon en sus hogares o en los medios de comunicación-por ejemplo «si te pega no te quiere»-. Además se interiorizaron sobre la mujer como protagonista de la historia, en sus roles activos y no como objeto oculto.

Alumnos de 4º grado en el Reloj Público.

«EDUCAR EN IGUALDAD»

Las actividades formaron parte del programa «Educar en igualdad:prevención y erradicación de la violencia de género». Fue creado a partir de la sanción de la Ley 27.234, en noviembre de 2015. Su fin es promover la prevención
y la erradicación de la violencia de género, a partir de jornadas de concientización en todos los niveles educativos.

En los últimos años se han realizado acciones tendientes a visibilizar la responsabilidad de las escuelas como ámbitos privilegiados para garantizar una vida sin violencia de género para toda la comunidad educativa.

En la vida cotidiana de la institución educativa tiene lugar un proceso de construcción de un orden pedagógico que contribuye a definir y conformar sujetos femeninos o masculinos a través de la transmisión de un caudal específico de definiciones y relaciones de género, que van pautando modos de comportamiento aceptados o no para cada género. Pero al mismo tiempo la escuela puede aportar a la transformación de las bases culturales, modificando aquellas concepciones y prácticas que se reproducen a través de las matrices simbólicas y promoviendo iniciativas orientadas a generar condiciones para la igualdad de derechos y la convivencia saludable entre los géneros.

 

Compartir esta noticia
(Visto 895 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here