Redacción Alta Gracia- Hoy 29 de octubre se conmemora la Lucha contra el accidente cerebrovascular. En Argentina, cada cuatro minutos una persona sufre un accidente de este tipo. Por ello la importancia de difundir los síntomas de esta afección y la detección temprana para evitar complicaciones. Gustavo Cerati sufrió un ACV en mayo de 2010 y permaneció cuatro años en coma hasta que falleció en septiembre de 2014. Esta semana, el actor Joaquín Furriel de 41 años, sufrió un ACV al bajar de un avión.

El ACV es la segunda causa de muerte y la primera de discapacidad en adultos. Hay uno cada cuatro minutos y afecta uno de cada seis personas. Nueve de cada diez afectados sufre discapacidades, por ello se debe detectar dentro de las primeras tres horas, llamado «tiempo de oro» ya que en cada minuto que pasa se pierden neuronas que no vuelven a regenerarse. Lo importante además, es acercarse a un centro de salud que cuente con la aparatología necesaria para realizar una tomografía computada, donde se pueda observar el punto exacto del accidente.

Síntomas

Los nuevos tratamientos sólo funcionan si son aplicados dentro de las tres primeras horas de presentados los síntomas iniciales, entre los que se cuentan:

  • Falta de sensación, debilidad o parálisis repentinas en la cara, el brazo o la pierna, especialmente en un lado del cuerpo. Se trata del síntoma más frecuente.
  • Confusión súbita, problemas repentinos para hablar o entender.
  • Problemas repentinos para ver con uno o los dos ojos.
  • Dificultades para caminar, mareo, vértigo, pérdida del equilibrio o falta de coordinación.
  • Dolor de cabeza súbito y de máxima intensidad.

¿Qué es un ataque cerebral?

El ataque cerebral, es una afección causada por la súbita pérdida de flujo sanguíneo cerebral (isquémico) o por el sangrado (hemorrágico) dentro de la cabeza.

Cualquiera de las dos situaciones puede provocar que las neuronas se debiliten o mueran, ya que sin oxígeno las células nerviosas no pueden funcionar. Las partes del cuerpo controladas por las regiones del cerebro afectadas, consecuentemente, también dejan de funcionar.

Los efectos de un ataque cerebral son a menudo permanentes, ya que las células cerebrales muertas no se pueden reemplazar.

Afortunadamente, por medio del reconocimiento temprano de los signos de un ataque cerebral y la búsqueda inmediata de atención médica se pueden reducir considerablemente las posibilidades de muerte y discapacidad.

¿Cuáles son los factores de riesgo del ataque cerebral?

PDF Imprimir Correo electrónico
Existen dos tipos de factores de riesgo para el ataque cerebral: controlables y no controlables. Los primeros son bastante conocidos por la población, debido a que son los mismos que para la enfermedad coronaria y el infarto cardíaco:

Factores de Riesgo Controlables

  • Hipertensión Arterial. Es el factor de riesgo más frecuente; está presente en casi el 80% de los pacientes que sufren un ataque cerebral en la Argentina.
  • Diabetes. El control de la diabetes es esencial. En la Argentina, el 22% de los pacientes que sufren un ataque cerebral es diabético.
  • Alcoholismo. El consumo excesivo de alcohol tiene una estrecha relación con el riesgo de sufrir hemorragias cerebrales.
  • Cigarrillo. El riesgo de sufrir un ataque cerebral aumenta entre un 50% y un 70% en fumadores y el impacto es mayor en mujeres.
  • Colesterol elevado. El colesterol aumenta el riesgo de que se tapen las arterias, incluidas las que van al cerebro.

Otros factores de riesgo que pueden ser controlados incluyen:

  • Sedentarismo. La falta de actividad física puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Drogas ilícitas. La cocaína y otras drogas se asocian a una mayor frecuencia de ataques cerebrales.
  • Obesidad. La obesidad es un importante factor de riesgo y su presencia potencia a otros factores.

Factores de Riesgo No-Controlables

Adicionalmente existen factores de riesgo no controlables.

Es importante reconocerlos para poder identificar individuos con un mayor riesgo de sufrir un ataque cerebral:

  • Edad. El riesgo de sufrir un ataque cerebral se duplica a partir de los 55 años de edad.

  • Género. Los hombres tienen mayor riesgo con respecto a las mujeres.

  • Herencia. Las personas con antecedentes familiares de enfermedad coronaria o cerebrovascular constituyen un grupo de mayor riesgo.

  • Antecedentes personales. Quienes ya sufrieron un ataque cerebral tienen mayor riesgo de tener otro.

 

Más información

 

Fuente: ataquecerebral.org.ar

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here